lunes, 21 de enero de 2013

Los lunes de Candela. Poca, poca



No tengo aún muy claro si creo en que hay vida en el espacio exterior más allá de La Tierra o no, y menos conciso tengo si esa vida es inteligente o por lo menos de raciocinio superior a nosotros. Que, hombre, si la comparamos con el cociente intelectual de los concursantes del reality que acaba en Shore, vamos, ni aunque el espacio estuviera habitado por amebas…, nos ganaban por goleada. Pero…

Y por qué, os preguntaréis (o no), te da a ti por estar dubitativa hoy. Bueno, dejando aparte que hay días que tengo más dudas que piezas tiene un juego de Lego y más indecisión que un semáforo en ámbar, este inquietante lunes he recordado un reportaje recopilatorio de hechos importantes del 2012 que vi la semana pasada.
Sobre todo, a mi mente volvía una y otra vez la parte en la que recordaban el supuesto fin del mundo augurado por los mayas el 21 de diciembre.
Los reporteros se habían ido hasta un pueblecito francés donde se encontraba una montaña desde la que supuestamente se podrían salvar algunos de los humanos escogidos por los extraterrestres para llevárselos consigo. Humanos por supuesto contactados previamente por los seres extraplanetarios para concertar sitio, día y hora. ¿Cómo se pusieron de acuerdo?, no lo dijeron, pero yo imagino que por lo menos harían la quedada por whatsapp; qué menos poder tecnológico se puede esperar de seres más avanzados que nosotros. Vamos que ya me imagino yo al amigo de ET haciendo un llama/cuelga de “ya he llegado”. Qué me inquietan a mí las llamadas perdidas, ¿a dónde van? ¿se pierden para siempre?, ¿habitan el limbo porque están sin descolgar?
Pero la enjundia de toda esta cuestión, lo realmente inquietante, eran los especímenes elegidos para ser salvados: aquí va la lista de los VIP.
*gente con embudos en la cabeza,
*un Papá Noel con un teléfono de rueda acoplado en la cadera (supongo que el móvil no le cogía cobertura y en estos casos de Apocalipsis es mejor tener siempre línea directa),
*una señora con una linterna pegada con cinta de carrocero en la cabeza (que la Macarena la ampare cuando se la quiera quitar)…
*un coro de palmeros que parecían cantar la versión de All my loving de los Manolos.

          Y, tras observar muy atentamente todo, sólo me surgieron dos reflexiones.
Una, que si salvarse significaba tener que convivir con esa panda… era casi mejor irse para el otro barrio. Y dos, que si los extraterrestres se llevaban como muestra de la humanidad a esos especímenes en vez de a un premio Nobel en medicina (o en su defecto a Brad Pitt) es que de inteligencia superior… poca, poca.

 All my loving, Los Manolos

Pd. de S: Feliz lunes extraplanetario, Candelas y Candelos.
Gracias por leer (thanks for reading, qué me gusta a mí decirlo en inglés) y comentar.

4 comentarios:

  1. Jajajajaja.... muy bueno eso de la "élite" que se tenía que salvar jajajaja

    ResponderEliminar
  2. jajajaja!! Muy bueno Soledad me encanta como siempre.Me encanta el párrafo de los reporteros,el whatsapp y las llamandas perdidas jajaja!!
    Me gustan los lunes sólo por leer a Candela.
    Mil gracias por alegrarme el día.
    Un besito grande y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. me parto....a Brad Pitt.. que me lo dejen en la Tierra..
    gracias Sol de nuevo!

    ResponderEliminar
  4. jajajajja gran post!!! :D :D :D

    http://www.omelocotton.com

    ResponderEliminar