lunes, 3 de diciembre de 2012

Los lunes de Candela (v.o). De cómo descubrí que los leggins no son pantalones


          

Desde que leo blogs de moda donde las famosas muestran sus modelitos y su día a día me ha dado por hacerme la moderna que te cagas. Así que hace unos días al levantarme, y tras la ducha y café de rigor, me planté como una maceta delante de mi armario y me dije: “Candela, reina mora, hoy te vas a poner unos leggins… con dos cojon…”. Ni corta ni perezosa rebusqué en el cajón y saqué aquellos perfectos elásticos aún sin estrenar y me los embutí como morcilla de Burgos. Por arriba un jersecito y por abajo unas botitas. Hala y tan mona que me fui a la calle, dispuesta a decirle al mundo: “Ojito conmigo que soy urban chic, casual look, lady boho y autónoma”. Cuando pasé por la esquina de la calle allí estaba Teresa dispuesta a obsequiarme con su piropo habitual.
Teresa es mi vecina del quinto, una señora con la cabeza más para Cuenca que para Albacete que tiene locos a los hijos pues se pone a pedir en la esquina de mi calle con un vaso de plástico y una radio transistor que sintoniza coplas. A todo el que pasa le dice: “Puta, puta, puta”, sea hombre o mujer, todos por igual, porque la señora Teresa de sexista no tiene un pelo.
Así que tú le dices:“Buenos días, Teresa”.
Y ella responde:”Puta, puta, puta”.
Y a la vuelta: “Ha quedado buena tarde, Teresa”.
Y ella: “Puta, puta, puta”.
       Bueno, la cuestión es que yo me creía chic y divina hasta que a mitad de mañana unos obreros se santiguaron al verme pasar. Petrificada ante el gesto me giré sobre mí misma como un perrete en busca de su cola. Y de inmediato me vi reflejada en el cristal del bar Manolo frente a la obra… Y allí estaba en toda su gloriosa extensión: mi trasero. Ahora entendía el ademán, alguno de ellos tendría una hija adolescente y no hay nada más maligno para un padre de quinceañera que los leggins… ¡¡que transparentan el culo!!

        Dios, qué vergüenza. Quería que me tragaran las alcantarillas aunque dentro se escondieran caimanes o bombas de la guerra. En un acto reflejo me llevé las manos al pompis intentando ocultar lo inocultable y con toda la dignidad que fui capaz de encontrar en mi interior me dirigí aprisa a una famosa cadena de medias. Una vez dentro, atacá de los nervios, agarré a la dependienta por banda y le dije: “Necesito otros… porque mira”, dándome media vuelta y señalando con mi dedo índice acusador el epicentro del asunto.
“Claro, es que a veces pasa, si no coges la talla correcta… Voy a buscarte una más grande”, me dijo sonriente tras mirarme la etiqueta.
¿Estaba entendiendo lo que había entendido?, ¿resulta que el problema no era que algunos leggins tenían menos gramaje en la tela que un folio de los baratos sino que yo estaba oronda y botija?
En fin, no quise entrar en polémica y muy digna, respondí “Ah…, gracias”. Aunque todos sabemos lo que en realidad estaba pensando: “Puta, puta, puta”.

Pd de S: Un beso para las dependientas y otro para las morcillas de Burgos (entre las cuales me encuentro).
Feliz lunes

17 comentarios:

  1. ¡¡¡jajaja!!!
    Ésta Candela es divina y tú más me has alegrado la noche con ella.
    Simplemente gracias.
    Un besito grande y hasta el próximo relato que desde yá espero con impaciencia me he vuelto
    relato-adicta ¡¡¡jajaja!!!

    ResponderEliminar
  2. jajaja!!!
    Qué cosas le pasan a ésta Candela,me encanta.
    Gracias por hacerme sonreir.
    Un besito grande.

    Pdta: No sé si le pasa pero hay veces que tengo que repetir los comentarios porque no se publican

    ResponderEliminar
  3. jajajaja, me encanta...Candela, y la señora Teresa... este personaje me ha gustado!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja me reí mucho con tu relato y no, NO son pantalones :) un beso!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja me reí mucho con tu relato y no, NO son pantalones :) un beso!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por los comentarios tan agradables que me dejáis. Siento que no se publiquen inmediatamente, es por la moderación, no me avisa y yo no sé que están. Pero salir, salen; que por algo lo valéis :)

    ResponderEliminar
  7. Muy buen blog, diferente! Relatos entretenidos! :)

    Te sigo desde el mío:
    http://elblogdeamayalavid.blogspot.com.es/

    besis!!

    ResponderEliminar
  8. Me hago seguidora de tu blog desde ya, Amaya. Me ha transmitido muy buen rollo (con tu nombre se puede escribir Ama La Vida) :)

    ResponderEliminar
  9. jajajajajaja, la de cosas que nos pasan a las mujeres! Yo por si acaso cuando me pongo leggins lo que llevo arriba que tape el culete siempre jeje

    SORTEO EN EL BLOG UNAS GAFAS DE SOL, MI INFINITA WISHLIST

    MI INFINITA WISHLIST YA TIENE FACEBOOK

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja me ha encantado tu relato, muy divertido :) tienes nueva seguidora!
    1 beso desde http://oldflamegirls.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acabo de hacer seguidora de tu blog. Qué pinta más rica tenían las magdalenas de vainilla, :)

      Eliminar
  11. me ha encantado lo que has escrito, desed luego se te da genial ehh :P ajjaa

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tere. No sabía que tenías un blog y me acabo de hacer seguidora. :)

      Eliminar
  12. jejeje, que lindo!! me encantan tus relatos :)


    ¿QUIERES UNOS ZAPATOS DE KRACK?
    Galicia de Moda organiza el 3ª Concurso autonómico al "mejor blog de moda".
    Yo participo, si os gusta mi blog, votar a http://fashionroomlounge.blogspot.com
    en http://www.galiciademoda.com/votacion-consurso-blogs/
    Además de ganaros un pedacito de cielo entraréis en el sorteo de unos zapatos de la marca krack ;)

    Would you like to win a pair of Krack Shoes?
    Galicia de Moda organizes the 3rd regional Fashion Contest"best fashion blog".
    I participate, if you like my blog, vote http://fashionroomlounge.blogspot.com
    in http://www.galiciademoda.com/votacion-consurso-blogs/
    Besides a bit of heaven win your enter the giveaway of krack shoes ;)

    A chic kiss ;)

    ResponderEliminar
  13. Muy divertido!!! me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beatriz. Qué alegría me da que te guste.

      Eliminar