miércoles, 12 de diciembre de 2012

Octosílabos


Torre del reloj; Praga.

Préstame sólo un minuto
y tuya es la prímula
rosa que late en el centro
de este mi térreo cuerpo.

Préstame sólo un minuto
y prometo capturarte
el cierzo escondido tras
rincón en noche de invierno.

Regálame de tu tiempo
sólo un minuto y serán
tuyas las horas robadas
a Crono y Kairós el vero.

Marcharán la confusión
y la ira, y trocaré mis
vesanias por nueve musas,
del asfalto la canción.

Juro ser tuyo, eterno y
vivir contigo sin prisa
si me regalas la risa
y un minuto de tu tiempo. 


Pd. de S: De nuevo, el tema del tiempo vuelve a surgir, haciendo honor al título del blog. Aunque más que octosílabos debió titularse experimento (o qué ignorante es el atrevimiento). Sólo espero no haberles agriado la leche del café a los amantes de la poesía... 
Gracias por leer y comentar.
Feliz miércoles.




5 comentarios:

  1. Simplemente genial. Me encanta leerte. Un besito

    http://www.omelocotton.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Cristina. Me alegra que te guste.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como siempre.
    Cada día me gusta más como escribes.
    GRACIAS por regalarnos tu talento.
    Un besito grande y hasta el próximo relato que esperaré expectante.
    Feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariajo. Feliz semana a ti también.:)

      Eliminar
  4. Presta a ejecutar una sonrisa, un minuto y mil te prestare porque es un gustazo de leer. Gracias Sol!!!

    ResponderEliminar