lunes, 10 de diciembre de 2012

Los lunes de Candela (v.o.) ¿Tú también, Alfred?



      Hoy me he levantado filosófica, estoica, eremita, anacoreta, seudobudista y cansina, decidida a encontrar las claves de esta nuestra deshumanizada sociedad y así adentrarme en sus comportamientos sociológicos más profundos. O lo que es lo mismo, me he liado a cotillear en Youtube. Pero, claro, qué buscar, qué teclas pulsar para hallar las respuestas adecuadas. Ni idea. Así que simplemente he ido enlazando vídeo tras vídeo sin lógica ninguna hasta que, tras tres caídas en bicicleta, un perrito bailando y un coreano haciendo el potrillo de Utrera, me he topado de frente con un hito de la infancia: Alfred J. Kwak. Qué dicharachero animalillo humanizado. Qué ternura y qué recuerdos. Y qué hijo de su madre el pato. Qué puñal traicionero me ha clavado en el pecho (¿tú también, Alfred, hijo mío?). Pero por qué dices eso, Candela, os preguntaréis azoradas ante tan brutal aseveración. Os cuento. Inocente de mí, he dado al play del vídeo y la sintonía de la serie ha empezado a sonar dicharachera y alegre. Una voz aguda e infantil entonaba la jovial melodía mientras los personajes acompañaban las letras del final del capítulo. Qué bullir interior más majo. Ole, ole, pensaba, mientras movía la cabecilla de un lado a otro acompañando las notas y el tono del infante. Hasta que ¡ojo!, qué desazón en el pecho. Aquí hay mensaje subliminal, pensé, y yo no me estoy enterando, ¿acaso quieren que me aliste en el ejército o que me compre un refresco de cola…?
No me quedaba más remedio que investigar y analizar la letra de la canción.
Atentos todos:

Me siento muy feliz,
feliz, tan feliz.

Comenzamos bien, qué alegría, qué alborozo.

Hoy me siento tan feliz
que no hay penas en mí.

El ánade de nuevo comparte con nosotros su estado de ánimo, que, en principio, lo tiene por las nubes.

Nunca estuve tan feliz,
feliz, tan feliz.

Aquí Alfred empieza ya a rebozarnos por las narices su euforia, cosa que le perdonamos por ser tan mono (tan pato, bueno que no es un mono, sino un pato mono, de bonito, no de primate, vamos).

Tan feliz voy a ser
cuan largo el día es.

Muy bien, Alfred, proactivo, con pensamiento positivo. Visualizándote a ti mismo en la meta, como si entrenaras para unas olimpiadas.

Pero… ¡Inflexión!... A partir de aquí es cuando el patito, como el que no quiere la cosa, te mete más miedo en el cuerpo que una hipoteca.

A veces estoy infeliz,
infeliz, infeliz.
Tiene miedo a sufrir
y de miseria morir.

¡Recoña, no se te ocurría otra cosa que decir! Pero ¿de quién estás hablando? ¿Y no podrías apuntar penurias algo menores?, ¡que tu target de público ronda los cinco años, hombre! No sé, como “a veces estoy infeliz porque se me ha roto una pintura y no tengo el sacapuntas a mano o me he comido mi último trozo de plastilina”…
No, el palmípedo con bufanda tiene que anticiparte, para que se te grabe a fuego en el subconsciente, que la vida es una jungla en la que a la que te descuidas te hacen el trenecito.
Y para finalizar, se hace el sueco y, quedándose tan pancho, se despide jocoso como si no te hubiera dicho nada que pudiera afectarte ni crearte desazón alguna.

Qué alegría que me dieran.
Fue emocionante hablarles.
Les digo adiós,
hasta la próxima vez.

Hala, cómo se te ha quedado el cuerpo.
Para que te fíes de los dibujos animados.
Pues, Alfred, una cosa te digo, sin acritud ninguna, la próxima vez vas a hablarle a tu prima la de Cuenca.



 Pd de S: Muchas gracias por las visitas y los comentarios. El miércoles volveré a publicar.
Feliz lunes, Candelas y Candelos.

8 comentarios:

  1. Como siempre gracias.
    Un feliz lunes para tí también y un besito grande.
    Nos leemos el miércoles

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sol, por esta Candela, que nos hace sonreir los lunes!

    ResponderEliminar
  3. ja,ja,ja...muy bueno...

    Si escucharamos detenidamente las canciones infantiles....

    Un besazo. Miguel

    ResponderEliminar
  4. Canciones son canciones, tal ves la música era buena...? No. Bue....hasta la próxima.


    mariaorsa

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, que mensaje subliminal! Y muy bueno el relato mona, digo de mona, no de primate :)

    ResponderEliminar
  6. ADORO COMO ESCRIBES.
    TE INVITO A PASAR POR MI BLOG
    Aunque es de moda espero q te guste

    http://dolcevirginia.blogspot.com.es

    baci

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias dolcevirginia. Me he pasado por tu blog y me gusta :)

    ResponderEliminar